jueves, 17 de julio de 2008

Son todos iguales, ¿mito o realidad?

La semana pasada publicaron un artículo sobre la memoria de las mujeres. Según el seudo periodista que la firmó, nosotras tenemos muy mala memoria, y se basa en el supuesto hecho de que nos acordamos toda la vida de nuestro primer amante, pero nos olvidamos en seguida de los demás. Error. Si vamos al caso, la memoria de los hombres es mucho más extraña, no se acuerdan de ninguna. O por lo menos de casi ninguna. Pueden recordar algún que otro nombre, pero los datos se les mezclan. No saben si la de las tetas enormes era María o Julieta, total qué más da, con tal que tengan dos.
En cambio nosotras. Nosotras... Recordamos con una minuciosidad que les crispa los pelos cada mínimo, ínfimo detalle de cada uno de ustedes. Guardamos fotos, cartas, papelitos, el envoltorio del primer chocolate que nos regalaron y la servilleta del bar donde tomamos el primer café juntos y él nos juró y escribió amor eterno; o que dejaría a su mujer que es más o menos lo mismo. Aunque después nunca la dejó porque ella iba alternativamente de la locura, al suicidio y luego al cáncer; qué vocación para el riesgo la pobre señora. Nosotras nos acordamos de todo y de todos.
Mi primero fue Juan Francisco. Muy romántico, justo lo que una necesita a esa edad. Del tipo que todos los días te regala un osito de peluche o una tarjeta. Una vez me dejó un mensaje que decía: No te preocupes si una nube traviesa empaña el brillo de tus ojos. Yo me convertiré entonces en sol y mis rayitos te ayudarán a disiparla. Un dulce... Un bombón... Un boludo.
Después llegó Manuel, el exhibicionista. Le encantaba pasearse en bolas por toda la casa, y rascarse sin complejos. Cada vez que pasaba frente a un espejo, se miraba, sacudía lo que tenía para sacudir y emitía un alarido al mismo tiempo que hacía ondular su brazo derecho imitando la trompa de un elefante. Pobrecito, siempre vivió bastante desconectado de la realidad.
Después apareció Marcelo, el hincha de Huracán. Hasta calzoncillos con globitos tenía. Si ganaban, había fiesta; si perdían, la que perdía era yo. El día que se fueron a la B decidí que nuestra historia de amor había terminado.
Al tiempo, llegó Julián. Todo un caballero. Me abría las puertas, me acomodaba la silla, me ponía el saco. Lo que se dice un lord inglés. Una paciencia... Una parsimonia... ¡Una lentiiiituuud! Para cuando él quería llegar a algún lugar, o al lugar que a mí me interesaba que llegara, yo ya había leído las obras completas de Borges.
Como un péndulo, desemboqué en Pancho, el camionero. Una bestia. Es-pec-ta-cu-lar. Ahora, que se metiera los dedos en la nariz, vaya y pase, que sacudiera las sábanas mientras mirábamos Fútbol de Primera y yo quedara sin respiración por un par de minutos, todavía. Pero lo del baño fue demasiado. No fue sólo el hecho de que cada vez que terminara de darse una ducha yo pensara que tenía por inquilino a un hipopótamo, sino lo otro, lo previo a la ducha. El señor se agarraba el deportivo y se instalaba a leer en el trono. Horas. Y con la puerta semi abierta. Todo un culto al inodoro. Un espectáculo francamente desagradable.
Con Claudio, todo era tan, pero tan rápido, que de ese sí que no tengo recuerdos. Pasó casi sin que me diera cuenta.
Marcelo amaba a las mujeres. Sobre todo a la que vivía con él. Que a los casi cuarenta años seguía siendo su madre. Me parece que no necesito hacer ningún otro tipo de comentario.
Bueno. Creo que ya he dado ejemplos suficientes.
Sólo me gustaría rescatar una frase cuyo autor no recuerdo: “el hombre es feliz cuando tiene un futuro por delante, pero la mujer lo es cuando tiene un pasado interesante”.

14 comentarios:

Vanyz dijo...

Me mató la frase final...genial.

Primero quiero agradecer tu visita a mi blog y que te hayas tomado el tiempo de dejarme una recomendacion en mi ultimo post.
Fue un gran honor para mi saber que una escritora estubo leyendome...

Por otro lado, en cuanto a la memoria digamos que "ando como peleada" con ese asunto.
Como dije por ahi hace algun tiempo:
"Tengo mala memoria para las cosas importantes y muy buena memoria para las cosas que mereebn ser olvidadas".
Es un asunto que peleo todos los dias. Es parte de mi persona ya.
Puedo recordar minimas cosas... un lunar, una palabra y ser cruel, muy cruel con mis recuerdos.
Detalles, cosas que nadie vio yo recuerdo...es más, el aroma o algun perfume especial me trae "memorias".

En fin, estoy de acuerdo con usted señorita.
B
Bs!

Cameron West dijo...

estoy casi seguro de que no querés escuchar la versión masculina del tema ¿no? Porque te aseguro que ustedes tienen sus cositas también.

Adriana Menendez dijo...

vanyz, paranoica querida: la memoria es subjetividad pura, todos tenemos derecho a hacer con nuestros recuerdos lo que se nos cante, que para eso son nuestros, joder!

cameron: me encantaría conocer la versión masculina... a ver si de una puñetera vez los entiendo

T.R.Devlin dijo...

Quizá el amante ideal sea una mezcla de las virtudes de cada uno. Para defectos el mundo ya va sobrado. No creo en la lucha de sexos pero tu frase final me parece definitiva y comulgo con ella. Un saludo desde Madrid.

GUSTAVO O´TERO dijo...

hola adriana: realmente desconfias de que haya una version femenina? estoy seguro de que no,
un breve resumen:
está, la sin sueños, la sucia, la peresosa, la interesada, la competitiva, la especuladora, la traumada, la histerica, la soberbia y bueno todas las otras.
creo que hay mujeres romanticas, solo hay que encontrarlas,
y los hombres ... los hombres son como los perros en principio culo que ven culo quieren, pero tambien es una cuestion fisiologica que las mujeres no pueden comprender, para el hombre el sexo es algo necesario, y no siempre va ligado al amor o al respeto,es terrible
es una necesidad, y encima la mujer se te aparece con el culo que se le explota y las tetas afuera y ella cree que es elegante, o que esta linda, y quiere respeto,
no, esta para matarla, porque le despierta un libido tan fuerte que se hace incontenible,
el dia que las mujeres se den cuenta de que ellas mandan, se acabo el misterio y pasa a ser un esclavo sexual, un perrito. y ahi es donde la mujer que......se aburre. es solo una opinion un gusto leer tu blog,
con todo respeto.
Gustavo O´tero

Adriana Menendez dijo...

gustavo querido, estoy muy de acuerdo con vos, no me cabe la menor duda de que existen tantas versiones de mujeres como hombres hay en este mundo... y viceversa.
pero, a ver, ¿has reparado en la etiqueta del post? dice "cuentos", soy escritora; es ficción hombre!! y si no me crees, lee mi post intitulado "aclaración necesaria".
te mando un beso respetuoso

Monotributo dijo...

ooohhh MI niña 12.553.904 de mis admiradoras..con ese numero te reconocere..pues bien sabes que SOY el creador de la internet y los blogs..es decir el iluminado y dueño de la humildad y modestia..MI tarea asignada en la tierra es tener que limpiar del planeta a los masitas maracas e invertidos..te cuento que el iluminado es decir YO poseo miles de renuncias a tal posturas quedandome aun trabajo para un año aprox...se tambien que SOY odiado por los hombres por poseer la belleza la facha bruta donde al verme el buen gusto se vistio de luto y tambien por ser el creador de la bicicleta rodado 28 y el cartel de prohibido estacionar...si todo eso y mas y mas y mas...bueno querida admiradora hoy fue tu mejor dia pues el genio es decir YO te ha visitado

SerpentPam dijo...

Potente el blog, escritora!
También debo decirle que Emily en su pecho, me va (y mucho).
La agradezco la buena lectura, hermana serpiente.
Tengo otro comentario para hacer, pero como este es de admiración hacia usted y sus finas ironías (mmm... qué desperdicio en algunas gentes), mejor hago otro después.
Pam

SerpentPam dijo...

Acá va el otro comentario. Para el sr. O´tero el sexo "es una cuestion fisiologica que las mujeres no pueden comprender, para el hombre el sexo es algo necesario, y no siempre va ligado al amor o al respeto,es terrible".
????????????
Todavía no se dio cuenta de que el tipo de mujeres MAS abundante es el de las mentirosas? No sólo lo comprendemos xq para nosotras también es necesario el sexo, sino que tampoco va siempre ligado al amor o al respeto. Y eso no es PARA NADA terrible!!!
Y muchas sabemos ya que somos las que mandamos sólo por tener un culo y dos tetas, pero eso no elimina el misterio.
En lo que sí estoy de acuerdo es en que los hombres son como los perros (animales domesticables si los hay)
Pam

Adriana Menendez dijo...

gracias por toooodas sus palabras, serpiente amiga; es evidente la conexión entre los ofibios... siento como si la concociera de toda la vida

westernshaker dijo...

Qué tesoro la memoria... Para el hombre del Oeste, las gemas de ese tesoro son, obviamente, las mujeres. Todas y cada una de las que han pasado, pasan y pasarán. Aún las que ni siquiera nos han mirado, fantasías y romances de bondi. Sólo tengo que decir que no somos todos iguales, habemos algunos peores que otros. A favor nuestro digo que, "trabajamos en pos de la mejora continua". Amen

Adriana Menendez dijo...

westernshaker!! lo estaba extrañando!! qué buena noticia que todavía haya hombres trabajadores.
eso sí, ahórrenme el cartelito de "disculpe las molestias, estamos trabajando para usted", en lo posible trabajen sin molestar

Terrorista Emocional dijo...

Lástima que creas que Juan Francisco sea un boludo por ser creativo al expresar su cariño. Si no hay otro motivo por el que creas que es un boludo, lo lamento por mí, por que me decepcioné.

Adriana Menendez dijo...

ya también lamento que te hayas decepcionado, terrorista.
de todos modos, éste es un cuento más, como bien dice su etiqueta; la que opina eso de juan francisco no soy yo, es la protagonista del cuento.
así funciona la ficción
saludos