miércoles, 26 de noviembre de 2008

Sólo un cuaderno.

Es negro. En la tapa le pegué una foto de Marlo Brando como El Padrino y en la contratapa una de Tarantino haciendo como que se corta el ojo al mejor estilo Buñuel. Hace años que ahí escribo todo lo que se me ocurre, lo que escucho, lo que pienso y lo que creo escuchar o pensar, ideas para futuros cuentos, párrafos que a la madrugada parecen brillantes y a la mañana no tienen sentido, sueños que nunca nadie escuchará, mucho menos leerá y tal vez nunca tuve. Es mi fetiche; no puedo ni siquiera empezar a escribir si antes no lo hojeo y leo alguna de esas frases que termino no usando nunca y definitivamente no puedo escribir ni una composición tema la vaca si no lo tengo a mi lado. Lo perdí. Creo que sé dónde pero no estoy segura. Llamé y me dijeron que lo van a buscar pero que no lo vieron. Tengo mucho respeto por el sentido y el peso de las palabras, no voy a decir “me quiero morir” ni “me quiero matar”, básicamente porque no es verdad. Lo que sí es cierto es que durante un tiempo largo cada vez que piense en él voy a llorar. Parece que estuviese hablando de un hombre, pero no, es sólo un cuaderno.

11 comentarios:

Juliana dijo...

"párrafos que a la madrugada parecen brillantes y a la mañana no tienen sentido, sueños que nunca nadie escuchará, mucho menos leerá y tal vez nunca tuve."

Sos maravillosa, Adriana.

Ojalá lo encuentres. Y si no, habrá que empezar uno nuevo...

Un beso!

zorgin dijo...

lo lamento tantísimo, tengo una idea de lo que habla...
confiemos en que aparezca

Cameron West dijo...

Es increible todo lo que podemos descargar en elementos inanimados.... ¿será porque ellos nunca nos fallarían?

Adriana Menendez dijo...

gracias por lo de maravillosa, JULI, ojalá aparezca y si no, sí, voy a empezar uno nuevo pero me va a costar un montón; la verdad es que perdí muchos escritos. beso.


gracias por entender, ZORGIN, y confiemos, siempre confiemos. abrazo.


CAMERON: yo lo que básicamente he descargado en mi cuaderno son ideas y escritos y cosas que se me ocurren, por eso me duele tanto perderlo. beso.

espejo dijo...

que situacion jodida, yo la sufri con un cuadernod e espirales mio que encima tenia dos fotografias irremplazables

Adriana Menendez dijo...

gracias, ESPEJO. abrazo

Danixa dijo...

¡Te entiendo no sabés cómo!
pedile a san Onofre que es el santo de las cosas perdidas...te encuentra todo, aunque seas atea, el tipo lo encuentra. Tres veces y ya.
Pero mientras tanto olvidate y agarrá otro.
Un abrazo.
Diana

Westernshaker dijo...

Suena muy raro eso de andar perdiendo lo que uno quiere y después se arrepiente de no haber cuidado más. Me ha pasado tantas veces que, mejor no tener nada, sino uno vive arrepintiéndose. Esta es una de las enseñanzas que se brindan en el Centro Tántrico de Aceptación de las Taras del Oeste. En esta prestigiosísima institución, a través del Tantra, le hacen olvidar a uno/a hasta la ropa que tenía puesta al llegar. Por supuesto que no es grátis pero, estamos dispuestos a aceptar formas de pago no convencionales...

Adriana Menendez dijo...

gracias por el recomendación, DIANA DANIXA!! yo no soy de pedirle mucho a las santos, pero habrá que probar. ¿a los agnósticos también nos dan bola? beso.


ay, WESTERN, WESTERN; usted me supera mire, me parece que la gente con la que usted se junta son unos piolas bárbaros; es más, deben de ser los bananas del oeste... una pregunta: ¿qué sería una forma de pago no convencional? beso.

Locopepe(pensando) dijo...

Tu blog (no el cuaderno de tapas negras)

Como cada día, paso, te busco, te encuentro una vez más,
veo, miro detenidamente, leo, releo, pienso,
luego leo otra vez, analizo, no lo puedo evitar y disfruto cada párrafo.
Tengo mucho respeto por el sentido y el peso de las palabras.
Son regalos de la vida y las personas que se brindan desde el alma
Tu esencia, tu decisión, tu piel del lado de adentro, donde anida lo más lindo
y mi placer como lector ya no desprevenido
sino hurgando y hambriento de tus letras.
Como cada día

Locopepe 24/06/2011

Adriana Menendez dijo...

me encanta que andes por estos lugares perdidos, LOCO, y lo que decís siempre emociona tanto que no puedo hacer otra cosa que agradecer que nos hayamos cruzado por el éter. beso con abrazo enormes.