domingo, 22 de marzo de 2009

Silencio escondido.

-Treinta años casada con tu padre, treinta años, ¿me entendés lo que es eso? Y ahora, de golpe, cuando está bien muerto y recién enterrado me doy cuenta de que nunca lo conocí… Seguramente vos tampoco pero eso es normal, uno nunca conoce a los padres en realidad, son sólo eso, padres, y nada más… y está bien que así sea.
Julieta seguía sin contestarle, sin comprender quizás todo lo que la madre le estaba diciendo con la cara y los ojos cada vez más abiertos. Lo único que se le cruzaba por la cabeza era una especie de cinta interminable con una frase que le había dicho su padre y que ella nunca había podido entender hasta ese momento, “hay que callar aunque duela”.
Las dos mujeres estaban solas en el estudio de ese hombre, de ese desconocido que había vivido con ellas tantos años.
Lo primero que les llamó la atención fue el paquete de cigarrillos sobre el escritorio, él no sólo no fumaba sino que prohibía a cualquiera hacerlo en su casa. Supusieron que alguien se lo había olvidado ahí. Tratar de explicarse los tres porros en el cajón derecho les resultó más difícil, ni que hablar de….

8 comentarios:

Justo dijo...

¿Y Miguel Bosé? Me ha hecho gracia verlo.

(Los secretos inconfesables, si hacen honor a su nombre, se mantienen así. Un saludo, nuevo en esta plaza, vengo de Josito, y también soy nuevo allí).

Adriana Menendez dijo...

querido JUSTO: bienvenido y gracias. tema miguel: según lo que vi en tu blog y si vienes de josito, supongo que te gusta el cine; ¿no recuerdas que don bosé en esa peli tenía un secreto? te mando un beso, a ti y a tus secretos inconfesables, que los tendrás, como todos.

Marce D´Onofrio dijo...

"Ni que hablar de..."

Una porción de pizza un poco mordida

Si ese fuera el misterio, sería espantoso, y un tipo rarísimo.

Por suerte es un misterio.

Lamento muchísimo no haber estado por aquí tanto tiempo. Podría dar excusas, pero ni siquiera las recuerdo o, peor aún, tendría que inventarlas.

Así que un beso y me alegra ver que aquí todo está lindo y en orden como siempre.

José Ignacio dijo...

Excelente opinión del padre a su hija. Parece que le va a ser útil en un futuro próximo.
El desdoblamiento de personalidad no tiene porque esconder una parte inconfesable, o por lo menos podemos dejar una duda razonable sobre cual de sus dos personalidades era la real.
Hasta pronto.

Adriana Menendez dijo...

¡¡¡MARCE!!!! qué suerte que volviste... ¡te extrañaba! lo de la pizza no se me había ocurrido, yo pensaba más bien en algo así como un sobrecito para hacer "sea monkeys" que le había quedado de un remate de objetos de casa harrods... beso grande.

JOSÉ IGNACIO: ¿te parece linda opinión? qué sé yo, a mí me parece medio una hijoputez que te digan eso... partes inconfesables tenemos todos, desdoblemos nuestra personalidad o no. un abrazo.

José Ignacio dijo...

Adriana a primera vista sin duda es una vileza y una falta de confianza con la familia.
Ahora bien, conozco casos concretos y en ocasiones el sujeto sufre situaciones no controladas por él, por ejemplo un trastorno afectivo bipolar que debe ser tratado por un psiquiatra y con una debida medicación y apoyo psicológico normaliza el comportamiento.
No resulta fácil efectuar un comentario rápido a un texto como el que nos has ofrecido.
Un abrazo

José Ignacio dijo...

Hice un comentario y no lo veo publicado repito y matizo.
En este caso narrado en la película de Almodovar respecto a la hipocresía del juez travestido ahora no recuerdo sus consecuencias.
En el caso del padre de tu entrada me parece que la opinión que da a su hija (de la que no se la edad)no es correcta si Julieta tuviera capacidad de comprensión de la situación.
El fallecido era consciente de su doble personalidad.
Conozco casos que ese proceder viene derivado de trastornos como el síndrome bipolar que tratado por psiquiatras y con soporte psicológico y ayuda de la familia´
pueden ser superados. En esos casos el sujeto no es del todo consciente de las consecuencias de su desdoblamiento maníaco depresivo.
Sin duda nadie, ni yo mismo, es totalmente transparente.
Un abrazo

Adriana Menendez dijo...

querido JOSÉ: en primer lugar te pido disculpas, no omito absolutamente ningún comentario (salvo que sea ofensivo, cosa que sucedió por suerte sólo una vez), lo que sí sucede es que modero y, por ende, hasta que yo no los leo primero no salen publicados, por eso a veces la demora. Por otro lado, te cuento que lo que publico bajo la etiqueta de "sueltitos" son principios o partes de algún futuro cuento. Las fotos en general las uso para hacer algún tipo de asociación, nada más, no implican que en el texto suceda lo mismo. Por último, no creo que un secreto siempre implique un desdoblamiento ni un trastorno, es nada más y nada menos que eso, un secreto. un abrazo.