martes, 9 de junio de 2009

La Emilia 16: Parte de la religión.

Mi mamá es de esas mujeres que se compran una blusa aunque le quede grande y le chingue por el solo hecho de que está en oferta. Después, como no sabe qué hacer con el adefesio, me la regala a mí. ¿Y yo qué hago? Me la pongo, por supuesto, y le agradezco. ¿Por qué? Ya todos sabemos por qué, para qué nos vamos a poner reiterativas. A veces, la cosa no termina con la ropa. El otro día, por ejemplo, me esperaba con un par de cds, uno de Franco Simone, y otro de Ángela Carrasco y Camilo Sesto, sólo faltaba el Dúo Candela preguntándome a los gritos ¿Quién extenderá mi cama? Antes de dármelos, por supuesto, no pudo dejar de alabar a la hija de su amiga. Es tan buena, la viene a ver todos los días a la madre. La hija de la amiga de mi mamá es simplemente beige y debe de tener como objetivo en la vida graduarse de telemarketer. Mi mamá lo sabe pero, como practica ese tipo de crueldad que nace de la necesidad (de la necesidad de romperme las pelotas a mí de por vida), no puede dejar de nombrarla y elogiarla cada vez que se le presenta la oportunidad (que son muchas, muchas más de las necesarias). Es tan buena, repite. Una madre que se precie de tal siempre sabe qué botón apretar y una hija a la altura de las circunstancias nunca deja de saltar ante el estímulo. ¿Por qué es buena, mamá? ¿Porque no mató a nadie? Ahí está, ya tenías que repetir la típica frase de tu padre. A papá dejalo en paz, por favor. Tu padre hace rato que duerme en paz…. Decime, nena, ¿vos te alimentás bien? ¿Cómes milanesas de soja? Porque el otro día leí en una revista que hacen re bien. Ok. Es así, mi mamá no usa palabras, usa garrotes. Mejor me voy a casa a escuchar Los grandes éxitos del amor.

8 comentarios:

Transeúnte dijo...

Interesante blog el tuyo. Y me gustó la presentación sobre todo. Muchas veces pienso que quizás no sea tan importante que uno haga cosas, sino que las cosas hagan algo de uno.
Quizás el blog haga algo bueno, lindo y positivo.
Bueno, yo acabo de empezar mi blog y busqué algunos que me detengan la atención. Este por ejemplo.

Saludos afectuosos.

Adriana Menendez dijo...

muchas gracias por el comentario, TRANSEUNTE, y bienvenido; espero que vuelvas. suerte con tu blog. beso.

José Ignacio dijo...

Aparezco después de unos cuantos días de silencio.
Bendita mamá (replica de otras muchas).
La mía ya paso a un descanso eterno.
Algunos días la hecho en falta.
Pero en vida era todo un carácter.
Bsos.

zorgin dijo...

vamos vamos, que no se note que lamenta no tener el de Elio Roca,y los dvds de la carpa del amor y... merde! olvidé como se llamaba el otro...

Adriana Menendez dijo...

hola, JOSÉ IGNACIO! qué suerte que vuelvas! las madres... tema inabarcable si los hay, y siempre presente. beso.


la playa, ZORGIN, la playa del amooooor!!!!!!

Juli dijo...

como practica ese tipo de crueldad que nace de la necesidad (de la necesidad de romperme las pelotas a mí de por vida)
jajajaj!!!
Madres!!
Y...la de La Emilia tenía que ser un personaje, era cantado!
Muy bueno.

Besos!!

Jv. dijo...

Las madres son un enigma indescifrable, sobre todo porque nosotras acabaremos siendo una de ella. Me encantó la parte en que reemplazaste palabras por garrotes; muy oportuno.

Saludos.

Nicolàs y Graciela dijo...

Parece que lo hubieras escrito a mi medida... Identificaciòn, que le dicen. Besos