martes, 7 de julio de 2009

La Emilia 19: Rara, como encendida...

Una sabe, siempre sabe. ¿Qué te pasa, Emilia? Nada, contesto, con la más cara de Emilia que alguien se pueda imaginar. En eso, en hacerme la boluda, convengamos en que tengo un master. Doctorado en cara de nada.
Pero en el fondo, una sabe. Por lo menos eso dice, o decía, mi psicólogo a quién abandoné hace un tiempo porque ya no aguantaba más; pero no quiero, decirlo digo. Ni escucharlo. Ni pensarlo. Ja ja, qué fácil…
Me siento muy sapo de muy otro pozo muy todo el tiempo.
Casi nunca quiero estar en el lugar en el que estoy ni con la persona con la que me encuentro. No es que me caiga mal la gente, todo lo contrario, todo el mundo me cae bárbaro. Menos yo. No me soporto más. Me aburro soberanamente cuando estoy con otros. Cuando estoy sola, peor. ¿Por qué será que siempre tengo la sensación de que los demás tienen vidas mucho más interesantes que yo? Ah, ¿sabés qué hice ayer? Me acosté con mi cuñado y creo que estoy enamorada; me cuenta una, que no sabe que hace diez minutos su cuñado me contó ¿A que no sabés qué hice hoy a la mañana? Finalmente, me acosté con Rafael y creo que estamos enamorados. Eso sí que es no aburrirse, carajo. Qué bello es vivir, decía Capra; que por otro lado nunca había visitado el segundo cordón del conurbano bonaerense.
Cuando hay mucha gente en un lugar, me quiero ir, siempre, y, cuando logro estar sola, siento abandono. Es preocupante. No hay cura. Juro que me esfuerzo por perder el tiempo, pero no me sale. Cuando estoy mala me digo cosas horribles: pelotudona (que, como todos podrán apreciar, es muchísimo peor que pelotuda a secas); mediocre proyecto de intelectual; de qué te quejás si tenés menos atractivo que un cobayo. La verdad es que soy un encanto.
Decir que ya me conozco y mucho bola no me doy cuando me pinta la autoestima baja, que si no…
Es lo que decía al principio, master tengo….

6 comentarios:

zorgin dijo...

vamos vamos, que en ese pelotudona hay cierto cariñito, como un sweter de lana, abrigadito.
cuando el conurbano bonaerense se junte con otro conurbano, en la fusión como se llamará?
no quilombo, no.

Jv. dijo...

Me gusta la forma de narrar qué le pusiste al texto, qué depresión de la pobre Emilia.

CumbresBlogrrascosas dijo...

Encuentro algo desmejorada a la Emilia, tristona, sin esa mala leche que la hace tan combativa y que me tiene enamorado. Tal vez debería pasar unos días con su madre, que siempre le pone las pilas.
Adriana, no nos irá a caer la Emilia en una depresión o algo así, ¿eh? Por si acaso, recétale Prozac, a ver si se nos anima un poco...

Besos.

Adriana Menendez dijo...

sí, ZORGIN, sí, pero es un cariñito pelotudito... ah, ya buscaremos la palabra que lo defina...


gracias, JV; beso.


no te preocupes, CUMBRES, que la emilia ya va a salir, pero también tiene derecho a bajonearse un poco, pobre mina. beso grande.

Westernshaker dijo...

Emilia... Casualmente tengo un Doctorado en Cara de Nada, varios masters en Cara de Póquer y similares. Todo, talento natural. Sería bueno que se acerque al Oeste para asistir al taller que los muchachos han denominado "La disociación entre la expresión facial y el pensamiento, un arte". Hay promociones para mozas agraciadas y no agraciadas, por supuesto. Queda invitada por un servidor, quien dicta, fiscaliza y evalúa el mencionado taller.

Adriana Menendez dijo...

me encantó el título del seminario, WESTERN!!! la verdad es que los muchachos del oeste están cada vez más creativos. ya no saben qué más hacer pa' levantar minas. un consejo, si me permite, empiecen por no aclarar que el curso es también para las "no agraciadas". los van a terminar mandando a la mierda, yo sé lo que le digo. beso enorme. se lo extrañaba.