lunes, 12 de abril de 2010

La Emilia 45: Analize this (o, en criollo, analizate esta)

Auto que no arranca… listo ya está se me cagó el día, batata de mierda en cualquier momento la vendo me tiene harta… otra vez a soportar estoicamente que los simpáticos muchachos del taller me traten como a una idiota para lograr que lo arreglen rápido, lo haré cuando vuelva porque hoy tengo mucho trabajo y la insoportable levedad del ser está trabajando a full, la hija de puta no puede parar, ya me afecta por otros lados (vaya una a saber cuáles son los demás lados que no nombro), tengo las uñas de los pies tan largas que en cualquier momento dejo arañazos en el piso de madera, y con los pelos de las piernas me puedo hacer una permanente; encima la primera clase del día es con la telemarketer de la telefónica, una boluda a cuadros que lo único que le importa es poder entender las canciones de Mika (el día que las entienda sufre un shock), eso sí es re progre, tiene un pin con la cara del Che Guevara en la cartera; y el que le sigue es médico, cuando me llamó para tomar clase pensé qué bueno, por fin alguien interesante para charlar, pero no el tipo es anestesista, está acostumbrado a hacer que la gente se duerma; y para terminar este maravilloso día me toca con el científico, un jodón de la primera hora, la semana pasada me tuvo toda la hora explicándome la teoría del Big Bang y la Máquina de Dios (entre paréntesis qué nombrecito que se mandaron los científicos, eh), me cagué tanto de risa que casi casi se me sale el implante (de la muela, creo que no hace falta aclarar) bella manera de concluir un día bello, con mi pie izquierdo, en el medio los intrascendentes de siempre, la verdad es que nunca se debe subestimar la cantidad de pelotudos que habitan a nuestro alrededor; mejor antes de salir hago una llamadita.

“Hola, ¿Iturralde?” “Sí, Emilia, ¿cómo anda?” “Para el culo, si no no te llamaría”. Silencio respetuosamente psicoanalítico del otro lado. “¿Tenés hora para la semana que viene?” “Si quiere la puedo ver mañana”. “No, mejor, dejame hasta la semana que viene, así está bien.”

2 comentarios:

zorgin dijo...

dejarlo para la semana que viene es porque quiere acumular más merde o porque con un poco de suerte la semana que viene está ocupada y lo puede cancelar?

Adriana Menendez dijo...

un poco y un poco, ZORGIN, como siempre