viernes, 28 de mayo de 2010

La Emilia 57: Ex in the city.

A veces nos mandamos cagadas de puro aburridas que estamos. Llega el sábado a la noche, estás sola en tu casa y tenés ganas de salir. Una amiga tiene programa. A otra le agarró un ataque, se metió en el lavarropas y no piensa salir hasta que alguien le compruebe fehacientemente y con pruebas irrefutables que dios existe. A una tercera le encantaría pero no tiene con quién dejar los chicos. “Si querés vení a casa y nos miramos una peli cuando se duerman”. No es la idea. Llamás hasta aquella compañera del curso de filosofía que hiciste hace cuatro años y que de lo único que le gusta hablar es de Epicteto. La mina se levantó al plomero. Y entonces te das por vencida, sacás lo que quedó de la comida china que pediste hace tres días, te abrís una cerveza y, obviamente, prendés la compu. Y tecla va, tecla viene, te clavás una cagada de la hostia. El peor tipo de cagada, ese que te jode sólo a vos, que no te da ni siquiera el placer de un mínimo resarcimiento. Cuando veo en el teléfono que la que llama es Vero, atiendo. “¿Podés venir?”, me dice. “Ni en pedo, Vero, ya te dije que no, que no pienso salir de casa.” “¿Qué estás haciendo?” “Voy por el quinto capítulo seguido de Sex and the City, última temporada para ser más exacta.” Lavarropas yo no tengo. “Lo busqué a Santiago en Facebook.” Me cago en Marquitos Zuckerberg. Santiago es el ex marido de Vero. Un chico impecable, correcto, trabajador, el yerno ideal. Tan perfecto era que, al mes de casados, ya estaba listo para aprenderse todas las canciones de María Elena Walsh y comprar el combo bebé-carrito-vacaciones en Pinamar. La esperó un año a Vero y después la dejó. Lo que dije antes, un flor de pelotudo. “Se casa el mes que viene. Con una tal María Pía. Está de cinco meses.” “Bueno, ojalá que tengan muchos pollitos”. “Emilia…” “¿Tenés cerveza o llevo?”

No hay comentarios: