lunes, 19 de julio de 2010

La Emilia 69: Aries, Marte... para qué contarte.

Yo sé que es una boludez, pero no lo puedo evitar. Cuando voy a lo de mi mamá un domingo leo el horóscopo. A lo mejor es para no escucharla (y eso que todavía no le conté nada de Fernando), por lo que sea, en un punto es entretenido. Es una manera de pasar el rato, como dice, justamente, Mami. Y la verdad, es que siempre paso de largo las “ocupaciones”, el “dinero” y voy directamente a “el amor”. En el fondo, soy una romántica. Claro que el romanticismo se me va a la mierda cuando leo frases como: La oposición lunar complica la pareja. Los desencuentros y los choques temperamentales estarán a la orden del día. Definiciones pendientes. Ahí es cuando me digo “me cago en el Santo Zodíaco, Batman". Porque una es una chica con pretensiones intelectuales y no cree en esas boludeces, hasta que de alguna manera te toca, o tiene que ver con lo que estás viviendo; y se te van las pretensiones intelectuales al carajo. Digo yo, ¿no he tenido suficientes complicaciones con suficientes parejas como para que la luna me venga a cagar esta también? Por qué no se mete en sus cosas y me deja de joder a mí. Y cómo no voy a tener un choque temperamental, si el pelotudo no me quiere contar qué pasó en la cena con su ex, me dice que fue un encuentro de amigos, amigos las pelotas, digo yo… y que hablaron de temas pendientes, un pendiente es lo que tengo ganas de colgarle en los huevos, un piercing en el prepucio se merece. Ya sé que a lo mejor es una buena chica, y no pasó nada, por qué le voy a andar deseando que se descomponga y se ahogue en su propio vómito. Pero por otro lado, si no pasó nada, ¿por qué no me lo quiere contar? Mirá, me harto de mí misma, me agoto, me digo basta de hacer rulos con tu cerebelo Emilita (oh, my God, cuando me hablo en diminutivo como mi mamá es porque estoy de atar). Pero es más fuerte que yo, qué querés que te diga.
“Me gustaría que me dijera, o que pensara, de dónde cree usted que le surge tanta inseguridad como para cuestionarse todo por un horóscopo de domingo, Emilia, usted es una chica inteligente”. “Mirá, Iturralde, primero, ya es hora de que dejes de tratarme de usted, me ponés nerviosa; y segundo, los dos sabemos que la inteligencia se te va a la mierda en estos casos”. “¿En qué casos?” “En estosssss… de la pareja y estas cosas”. “En el amor quiere decir usted”. “Ufff, y dale con el amorrrrrr.” “Y de esto estamos hablando, ¿de qué si no?” “¿Estuviste leyendo a Carver vos?” “Emilia, no nos dispersemos, no se me vaya por la tangente”. “No, no me voy a ir por la tangente, me voy a ir por la puerta, bombón, no te soporto más, mirá con qué seguridad te lo digo.” Encima me salen molestias intestinales, me cago en Mercurio.

No hay comentarios: