sábado, 28 de agosto de 2010

Aguante el libro.

“Ante la disyuntiva, hay una sola opción: o el libro sigue siendo el soporte para la lectura o se inventará algo que se parecerá a lo que el libro nunca ha dejado de ser, incluso antes de la invención de la imprenta. Las variaciones en torno al objeto libro no han modificado su función, ni su sintaxis, desde hace más de quinientos años. El libro es como la cuchara, el martillo, la rueda, las tijeras. Una vez que se han inventado, no se puede hacer nada mejor. No se puede hacer una cuchara que sea mejor que la cuchara."


del libro Nadie acabará con los libros, una charla entre Umberto Eco y Jean-Claude Carrière

3 comentarios:

Gonzalo Larrondo dijo...

No estamos lejos del día que sean mal vistos los libros por antiecológicos, y sean prohibidos por consumir mucha celulosa.

José Ignacio dijo...

Hola Adriana. Estupendos contertulios aunque sean ficcionados.
Participo en su idera medular. Puede variar su formato, el sistema de edición, incluso el tipo der biblioteca que lo contiene, pero...un libro, es un libro.
Un saludo

Adriana Menendez dijo...

esperemos que no, GONZALO.

hola, JOSÉ!! totalmente de acuerdo... un libro, es un libro. beso.