jueves, 24 de febrero de 2011

Y punto...

-Ya te dije, mamá, lo conocí chateando.
-¿Chate qué? – interrumpió desde el sofá Carlos, el padre, mirándola por encima de los anteojos aunque sin soltar el control remoto.
-Chateando, pa, en la compu. ¿Estás sordo?
-Yo hace treinta años que vivo con tu madre y todavía no la conozco y vos decís que conociste a alguien por la computadora.
-¿Quisiste hacer un chiste? No te salió.
-No te pasés de la raya porque la que no va a salir sos vos y punto.
-Bueno, basta, no empiecen a pelearse otra vez.
-Se me hace tarde, me voy.
La madre la acompañó hasta la puerta.
-Nena, la verdad, a mí no me gusta mucho que te encuentres con alguien que nunca viste.
-Quedate tranqui, ma, no pasa nada. Aparte el otro día no te conté para que no me dieras un sermón, pero ya nos vimos una vez.
-Ay, bebi, tené cuidado… - y con un casi imperceptible cambio en la mirada, agregó - Che, ¿y es lindo?
-Divino, ma. Mañana te cuento.
Le dio un breve beso en la mejilla y salió casi corriendo. Con la puerta ya entreabierta y la mano en el picaporte, se dio vuelta.
-Ma, acordate que después me voy a dormir a lo de Luciana.
-¿Cómo que te vas a lo de Luciana? ¿Le dijiste a tu padre?
Pero Mariela no llegó a contestarle porque no la escuchó, porque ya había salido y porque ya estaba afuera. Irremediable, absoluta y totalmente afuera. Ese lugar que la madre tan poco conocía, en una época normalmente extraña, de aparatos y afueras que sólo conocen los hijos. Ellos cenaron mirando un programa de entretenimientos.
-¿Querés más ensalada?
-No, gracias.
-¿Querés postre o café?
-Café, si es batido, porque el de filtro no me gusta.
Él se fue a dormir mientras ella todavía lavaba los platos. Se levantó a las nueve, el diario y el mate lo esperaban sobre la mesa de la cocina.
-¿A qué hora llegó la nena? No la escuché.
-No la escuchaste porque no vino, se quedó a dormir en lo de Luciana.
-Pero esta piba, ¿qué se cree? Ya la voy a agarrar cuando vuelva. ¿Qué se piensa? ¿Qué puede hacer lo que se le canta? ¿Qué esto es un hotel?
-Lo hubieras pensado antes.
-¿Antes de qué? ¿Qué me querés decir?
-Nada, nada. Tomá el mate que se te enfría.
Leyó primero el deportivo, hojeó la revista, intentó hacer el crucigrama, pero como todos los domingos sólo le salieron dos o tres palabras. Agarró el cuerpo principal, leyó los titulares de política, pasó por alto economía e internacionales y llegó a su sección favorita, policiales. Se le transformó la cara. Empezó a gritarle a la mujer, sin aviso ni explicación. Que nunca le puso límites. Que la dejaba hacer lo que quería. Que nunca se había hecho cargo de educarla y que ahora era responsable de lo que le hubiera pasado. Ella miraba sin comprender la foto que él le mostraba y el titular que decía ‘Violador que seducía a sus víctimas por una red social apresado’.
-Tanta computadora, tanta computadora, mirá lo que lograste haciéndote la amiguita de la nena.

-Pero no puede ser, llamemos a…
-Para vos nunca puede ser; infeliz, eso es lo que sos.
Ella no podía ni siquiera llorar. No sabría por cual de todos los motivos que tenía para hacerlo empezar. Sonó el teléfono. Él corrió.
-Hola, pa, pasame con mamá.
-¡¿Dónde estás?!
-¿Por qué me gritás? En lo de Luciana, ¿no te dijo?
“No pasó nada, no, no pasó nada”, le dijo y le repitió muchas veces pero ahora ella ya no podía dejar de llorar. No se hablaron en todo el día, hasta que a la noche le preguntó:
-¿Querés postre o café?

16 comentarios:

locopepe dijo...

Los tiempos cambian, los modos comunicacionales en la familia NO.

Allí el autismo sigue reinando (lamentablemente).

Ya cantaba el Nano Serrat hace unos 30 años “son las 10, la nena duerme en casa”

Y hay mucha historia de casamientos con cualquier pelotudo del barrio con tal de esquivar aquel ahogo familiar.

Gracias por el relato, me encanto.

NOTA: ando poco por acá últimamente, mi trabajo esta muy fuerte estos días.

stella vence dijo...

Cuando la comunicación nos incomunica!!, el tema de las relaciones familiares, sus baches y una generación tratando de ser y subsistir a la inseguridad interna y externa.Excelente relato y tan actual .
Felicitaciones

Adriana Menendez dijo...

gracias, LOCO, me encanta que te encante. se te extraña. un abrazo.


muchas gracias, STELLA! beso.

locopepe dijo...

27/02/11
La Ficcion? Olvidate la realidad a diario supera a la ficción y nos deja dando gueltas como calesita descontrolada, perdón por enviarlo, es la otra cara de tu relato

Ella no le conocía la cara, pero le había contado cosas muy personales. El le dijo que le iba a conseguir una vida mejor en Buenos Aires para que dejara la casa de su familia en Córdoba. Pero al llegar a Capital encerró a la adolescente de 14 años en un hotel del barrio de Once con la idea de entregarla a una red de trata de personas . Después de cuatro días de búsqueda la chica fue liberada por la Policía Metropolitana y devuelta a su familia sana y salva. El hombre, un taxista de 40 años, quedó detenido y acusado del secuestro de la menor.
La víctima había conectado a José Alberto C. (su apellido no se menciona por decisión judicial, al igual que la identidad de la menor) por medio de un sitio de chat. Ella le había contado que tenía problemas con sus padres, que eran muy estrictos. Esas confesiones duraron un par de semanas, hasta que él le dijo que la iría a buscar a Villa María, donde ella vivía con su familia.
La tarde del 22 de febrero, la adolescente le dijo a sus padres que iba a ir a pasar unos días a lo de la abuela de una de sus amigas y salió de su casa. Un rato después se encontró con el hombre en la estación de micros y tomaron un ómnibus rumbo a Buenos Aires. Al día siguiente llegaron por la mañana y fueron directo a un hotel de la calle Urquiza 181, a tres cuadras de la Plaza Miserere.
La familia de la joven quiso comunicarse con la chica y llamó a sus amigas, que sabían lo que pasaba y habían mantenido la coartada. Pero al ver a los padres preocupados se quebraron y contaron toda la historia . Las amigas declararon que la chica ya tenía el viaje organizado y que se había ido con un hombre que trabajaba de taxista.
A partir de allí, al saber que estaba en Buenos Aires, la Justicia de Córdoba le pidió colaboración a la División de Investigaciones Telemáticas de la Metropolitana, que comenzó a seguir los lugares desde donde se había conectado el taxista para chatear con la joven, antes de ir a buscarla.
Finalmente, el viernes, a las 23 entraron al hotel y encontraron a la víctima en una habitación cerrada con llave . Allí también había un DNI falso de una mayor de edad. Horas más tarde, después de que el secuestrador regresó de trabajar, fue detenido en la puerta del hotel.
“Se la pasa diciendo: ‘¡ Qué barata que la saqué !’ Se da cuenta que estuvo en riesgo. Ahora estamos viendo cuándo vuelve a Córdoba”, contó ayer Edgardo, un tío de la joven que vive en Buenos Aires.

Adriana Menendez dijo...

terrible, LOCO, terrible

Gloria Prieto dijo...

Desinfectante....

El boga le consiguió un certificado de insania y el violeta asesino, sonriente creyó, imagino, deliró que venia de vacaciones al campo de los locos y que había zafado.

"Que grande este estudio jurídico" comento entupidamente al llegar al pabellón.
Es una sala grande, pintada de blanco, con las camas en líneas y una mesa con una silla en la entrada, el perfecto panóptico (de vigilar y castigar); Había visto todo limpio, tranquilo y ordenado, si hasta olor a lavandina había en el piso y un crucifijo en la pared.
Pedí enfermería, me fui, ya sabía que pasaría esa noche.
“Se suicido, acá esta el certificado medico forense, le dijo el director al boga, murió desangrado, se corto los genitales, se dejo una bolsa plástica atada a la cabeza y nadie escucho nada, todos duermen medicados” “Quizá no soporto el remordimiento”, ¿Usted que opina Doctor?”
El cuervo de corbata supo en ese instante que de ese pescado podrido no ganaría nada, cerro su maletín como cerraría la causa, se aflojo el nudo, desprendió el botón de la camisa asquerosamente pulcra y almidonada para respirar mejor, los locos no tan locos lo habían cagado, saludo con una mueca, sin hablar, y se fue a seguir carancheando por ahí, Ya sabia, que esta noticia no es noticia y nunca saldría en ningún pasquín y el que revuelve mierda, no encuentra otra cosa mas que mierda.

Hoy tambien hay olor a lavandina en el piso.

Gloria Prieto 02/03/2011

Adriana Menendez dijo...

GLORIA, soy tu fan.

Gloria Prieto dijo...

hupsss, ¿me tengo que bañar....

Adriana Menendez dijo...

ni en pedo, GLORIA

Gloria Prieto dijo...

¡Ta gueno!, hufffff....
ya me estaba preocupando...
y tampoco la pavada ¿no?

va un mate con cremonita
Gloria

Gloria Prieto dijo...

"Ensayo sobre la situación social de los enfermos mentales".de E.G.

Linda mañana de marzo en la Colonia.
Marzo es lindo y me gusta, no se porque, aunque si se, el quince es mi cumpleaños y nuca yueve. Igual, si yueve me chupa un guevo. Hago torta frita pal mate y listo.

Esperaba marzo de chiquito para empezar la escuela y comer bien todos los días, mi vieja cocinaba horrible, pero además porque era mi cumple, lo esperaba con ansias cada año, nunca nadie me regalaba nada, pero aun así era un día especial para mi.

Me levantaba tempranito, antes que todos, me iba a la escuela, desayunaba con la cocinera, (haciéndome el boludo me guardaba algún pan casero en mi bolsa de los útiles) no decía nada en el grado ni a nadie y en mi casa éramos tantos que tampoco se acordaban(era mi día, solo mío) y cuando salía(de la escuela) me iba al río (Paraná), me quedaba ahí toda la tarde pelotudiando y volvía a casa de noche, total nadie me buscaba nunca, en las casas pobres del interior hace muchos años los chicos eran como los perros, abundaban y si andaban cerca “de los grandes” como se le decía, terminaban molestando y ligabas alguna que otra patada en el culo.
También en marzo es carnaval y me podía disfrazar para el corso en la calle principal y andar en la plaza vestido de princesa y nadie me decía nada. Eran un par de días de Gloria para mí y me sentía en la gloria. En eso estaba cuando se acerco el Ronco un ex guardia cárcel devenido en enfermero de Neuropsiquiátrico.

- Che Gloria, te yama el Doctor Curetta, el director.

- Si ya se, no va a ser tu ginecólogo pedazo de boludo. ¿Vos, sos enfermero o guía turístico? Que quiere ahora?

- Y yo que se?, vi que tenia como 30 libros desparramados en la mesa grande, un montón de hojas en blanco y esta insoportable, creo que viaja no se a donde por un congreso o, a congreso, que se yo, la concha de tu hermana, pedazo de puto. Andaaa, que sino se arma el quilombo y después ni a la biblioteca vas a poder ir.

Me sacudí los pastitos del pantalón y la camiseta de Chacarita un poco gastadita pero gloriosa al fin. Apague la chala y la guarde en un huequito del árbol, limpie el mate y no me peine porque soy pelada. Imagine que me necesitaba para que le armara alguna ponencia de esas que va a dar por ahí (y así sigue coleccionado cuadritos de asistencia a Congresos en la pared) y se las armo yo a cambio de algo.
Y entrando a la oficina vi uno que se me de memoria de Erving Goffman,” The Medical Model and Mental Hospitalization”
Sonreí para adentro porque me acorde…
En unos días es carnaval……
Hoy es mi día de suerte

Gloria Prieto 04/03/2011

Gloria Prieto dijo...

Y siga , siga el Corso

Tenía guardada una capelina, un vestido largo de raso, una boquilla y una foto de lady Gaga.

Creo que si la cosa pinta bien como hasta ahora, me voy pal corso, lo convencí al Doctor Curetta que era terapéutica por afirmación de identidad y como el ególatra esta mas loco que yo, me dio bola y me firmo la salida si tengo acompañante externo.

Ahora me falta solucionar ese pequeño detalle, la cagada es que soy más raro y resistido en mis actitudes que Vargas llosa en la Biblioteca Nacional.

En eso estaba cuando vino el Ronco (ya me tiene podrido el chabon este, huff)
- Che Gloria “me enamore”

- A mi no me mires, antes de dejarme garchar por vos hago como la Emilia y escribo no cien, sino mil veces no debo.

- No seas pelotudo ni te hagas el vivo conmigo o te cago a trompadas, me enamore en serio de la enfermera de fin de semana, la que viene de Tomas Jofre.

- Pero ahí hay parrillas, comida de campo y todo eso, no enfermeras.

- No boludo, también vive gente ahí, esta re linda pero no se como encararla.

- ¿Y que queres que haga yo si nunca en mi vida encare a una mina, nací puto, o queres una constancia de tercer sexo?

- La verdad, hoy te cago a trompadas en serio, estas jocoso, no boludooooo, eso ya lo se, y no me gusta la carne de chancho, pero dicen vos escribís bien, y la vi que habla con vos, háceme gancho.

- Mmm, ¿me firmas la salida como que tengo acompañante terapéutico para el corso?

- Mira que sos jodido maraca vos, gueno pero no hagas cagadas por ahí y cuando volves, antes que aclare la madrugada, ¿me oíste?, avisame, si te tengo que ir a buscar no te salva ni el director y yo voy hasta las tetas en el quilombo ¿si?

- Dale dejame concentrar, vos arregla el mate y trae algo de comer…..

"Hola mi amor, Perdón por decirte mi amor sin consultarte primero y te escribo esta carta porque no me animo todavía a hablar con vos, me llamo Hugo Guerrero y por un peruano que era locutor me pusieron el ronco…….

(La carta sigue, el escribiente sabe de antemano que un pelo de concha tira más que una yunta de bueyes y que el Ronco no le llega ni a los talones a la enfermera de finde pero la Gloria va a tener corso de carnaval)

Gloria Prieto 05/03/2011

Adriana Menendez dijo...

GLORIA! te convertirse en una especie de cyrano con tal de ir al corso! sos una grande

Gloria Prieto dijo...

Desperté, me levante y prendí el ordenador, me senté frente a él,
lo mire, fui a Huracán con una sonrisa y mis dislates,
por ganas, por esa extraña sensación de sentirme bien
pensé que tenía mucho para contar y reír y solo deje un saludo de buen día.

Quizá ya había dicho demasiado, talvez hasta el agobio.
Vuelvo a la cama, aun resta descanso,
mis huesos no son los mismos y el carnaval agota

Gabriel dijo...

muy bueno el escrito

Adriana Menendez dijo...

muchas gracias, GABRIEL. saludos.