lunes, 14 de marzo de 2011

La Emilia 102: Tiempos (pos)modernos... (Y sin ningún Charly que nos haga reír)

“Bueno, no deja de ser una gran demostración de cariño”, me contestó Vero cuando le conté que Sandra me pidió que fuese su testigo de casamiento. “El testigo por parte de él es Fernando”. “¿Pero esta mina estudió para pelotuda o es autodidacta?” Sabía que mi amiga me iba a comprender. Aunque no me alcanzara. No podía sacarme esa sensación de malestar, como si de golpe Mami hubiera decidido ponerse tetas. No va, no me jodan. Hay cosas que no van. Que incomodan. Paren de hacerse los modeeernos, los superaaaados, los liberaaaales... Ahora todos son políticamente correctos y, obviamente, super open mind (léase óupen maaaind). Por favorrrrrrrr, si la nena de dieciocho se pone de novia con tu compañero del secundario, que ya tiene cincuenta y nueve, lo lógico es que lo quieras cagar a trompadas no que lo invites a un asado. Que después lo termines aceptando es otra cosa. Pero primero lo cagás a trompadas, como corresponde. Y entonces si te cruzás con el tipo que te cagó el año porque te dejó porque embarazó a su ex, el manual de buenas costumbres de este principio de siglo indica que debés poner tu mejor sonrisa y desearles un buen parto. Yo le deseo que se vaya a la reputísima concha que lo parió y que la mujer le meta los cuernos con el ginecólogo. Para empezar.
“¿Y qué le dijiste?” “Que me disculpara pero que no.” Antes de aceptar prefiero dedicarme al estudio de la literatura en la época védica por el resto de mis días. Sé que no lo hace de mala mina, en definitiva se casa porque, según sus propias y sí modernas palabras ‘no quiero que se me pase el tren’. Pobre, no se da cuenta de que es el tren fantasma al que se subió. Pero igual me rompe las pelotas. Aunque pensándolo bien, a lo mejor no me viene mal. Verlo, digo. Por ahí hasta me doy cuenta de que de verdad ya está. Capaz que la llamo y le digo que sí. Algo hay que hacer. “¿Me vas a acompañar a comprarme ropa, Vero?” “Por supuesto, la vamos a llamar a Natalia, vamos a ir las tres y vamos a comprar absolutamente todo lo necesario para que te mire y sufra, como corresponde.” Esa es mi amiga. Por suerte.

4 comentarios:

locopepe dijo...

Tiempos brahmanistas o pre modernos...

Joder tía, todavía te pega dentro del pecho (y/o en las partes pudendas) el chabon ese, “mira ke comprar pilcha para hacerlo sufrir”, tas de la gorra Emilita.
A verrr, mujeresss, ¿al final tiene que venir un viejo trolo a contarles como es la verdad de la milanga?
¿Te olvidaste Emilia que con mostrar medio culo o un par de pendejos no depilados a propósito al costado de la tanga roja o medio pezón como al descuido alcanza?
Otro tema es que NO ESTA ni a ganchos, no paso, ni empedo loca, el chabon todavía te mueve(no literalmente, pero podría hacerlo(moverte el guiso) si se le cantara el culo, porque la cagada no es cuando uno deja a alguien sino cuando a uno lo/la, los/las, dejan y la autoestima se te va al carajo y se busca revancha para luego SI, mandarlo a cagar como corresponde y cerrado el tema, cerrado el circulo(diría la Gloria), a otra cosa mariposa.
Hablando de mariposa, no se como vendrá tu vieja de gomas, pero por ahí no es tan mala idea, si la prepaga lo banca, hasta por ahí se consigue un viejito pistolero y se va de viaje de jubilados y todo y así deja de joder un poco con el vitel tone, la ensalada rusa, las fiestas familiares que son una cagada y compromisos varios.
Se me ocurre un par de lindas ideas, a saber:
1- podrías ir vestida y maquillada de Gótica y le cagas todas las fotos a Sandra.
2- Pagarle $200 mangos a algún chabon del CGP(del registro civil de la zona) para que anote mal el apellido de ambos y así la jueza no los casa ese día(no se puede, ni debe legalmente enmendar el libro de registro de matrimonios) y tienen que pagar el lunch al pedo, mas la chinche de la gente que dejo de ir al laburo y se tuvo ke bañar para el casorio y todo al reverendo pedo, mas la pelea de Sandra con el futuro conyugue diciéndole “pelotudaaaaaa” delante de todo el mundo con un “te dije, te dije, fijate bien, fijate, bien, pero vos estabas mas ocupada con el vestido y la peluquera que en los papeles” y el fotógrafo tratando de retratar el aciago momento y así al menos cobrar alguna foto de mierda entre tanto quilombo.
3- Otra es hervir 3 horas seguidas a fuego lento hojas de Ombú hasta que quede poquito de concentrado, lo pongas de a gotas en el clerico o el champagne de la fiesta y se caguen encima una semana todos los invitados y parientes(niños abstenerse)
4- Y lo de la nena de 18 con el vejete seria más o menos así: la pendeja les quiere pasar factura a sus viejos haciéndose la rebelde( y tan solo es una aprendiz de turrita) y de paso que alguien le pague las boludeces que se le ocurren sin tener que garchar por garchar y de parado o a escondidas por ahí, porque el noviecito no tiene 100 mangos para un telo y del viejo nada que decir, burro viejo busca pasto tierno y billetera mata galán decía el filosofo
5- Y lo de la literatura védica no viene tan mal de vez en cuando y si no fijate, la Sandra quizá es la reencarnación de una víbora, Fernando sea un himno a la hijaputez y ahora puedas lograr tu purificación mediante las doctrinas secretas del Samsara. Son apenas 7 libros que conforman el Shruti que te producirían un tremendo embole, pero al menso no irías en cana por matar a Sandrita la Penélope del cuento o terminar llorando después de garchar con Fernandito (que no es el de la coca cola con Bernet, lamentablemente). Conclusión final. Si se te da por el brahmanismo, destapemos una birra de esa marca y vamo pal parque el pastito esta lindo y yo también te banco, que para eso están los amigos.

Adriana Menendez dijo...

Y sí, LOCO, la emilia está un poco de la gorra, ¿qué querés? lo de las hojas de ombú, me mató, nunca se me hubiera ocurrido. oportunamente, te contestará ella, como corresponde. un abrazo.

locopepe dijo...

juaa releo las pelotudeces que se me ocurren y me muero de la risa,
joderrrr, que estoy mas crazy que la Emilia.
Ojala por ser lunes(con todo lo que ello implica) haya logrado arrancarte una sonrisa.
Si llegara a ser asi, pues bien ganado el dia esta.
¿vale?

Adriana Menendez dijo...

sonrisa arrancada, gracias LOCO?