viernes, 18 de marzo de 2011

La Emilia 104: Se viene el estallido.

Siempre me cayó para el orto el ‘me dijo que dijiste que yo había dicho que vos, etc. etc’. El chusmerío me revuelve las tripas, no me interesa, me hace vomitar, no quiero saber lo que la gente dice de mí, ni de vos, ni de nadie, me importa un pito. Si tenés alguna duda vení agarrala que está dura decía la canción, uy me fui a la mierda, lo que quiero decir es que si querés aclarar algo (para no caer en la tentación de repetir lo anterior) vení y preguntame directamente a mí, no hablés con el vecino, ni me vengas a dar consejos en base a lo que otro piensa que tengo que hacer. Y si no querés, callate la boca, haceme el favor. Hay gente para la que hacerse cargo de sus propias cuestiones es peligroso entonces decide romperle las pelotas a los otros. Los trapitos se lavan en casa, dice Mami, a quien nunca pensé citar como si fuera Marechal, pero bué acá estamos, hablando de varios temas al mismo tiempo, para no perder la costumbre. La cabeza se me va, se me va, me agota, no le puedo seguir el ritmo. El caso es que los chismes son para quilombo, siempre. Suelen basarse en un mínimo detalle que puede tener algo de verdad, detalle que se agranda ad infinitum, por lo general con bastante mala leche. O para sacar rédito, o para quedar bien, o de puro hijo de puta nomás. Total que no me interesa, no vale la pena engancharse. Hasta que me venís a contar lo que el tipo que me rompió el corazón (cuando quiero soy una poeta) y otras cosas más (se me fue la poesía al carajo) anda desparramando por ahí. Y Sandra me llamó para contarme que había hablado con Fernando, que está tan superado que da asco, y que le dijo que le parecía genial que yo fuera la otra testigo (ge-nial, si realmente usó esa palabra es para darle cicuta por endovenosa) y que por supuesto no tenía ningún problema con ello. No sé, pensaría que yo no había aceptado porque me preocupaba su comodidad. Hasta ahí todo bien.

Pero hete aquí que Sandrita agrega “Y me contó lo que había pasado entre ustedes, yo nunca supe.” “Ajá”, contesté haciéndome la boluda, cosa que como todos saben a esta altura me cuesta poco. “Emilia, ¿ves que al final tendrías que suavizarte un poco? No te vendría mal.” “¿Perdón? Sua-vi-zar-me. ¿Qué querés? ¿Qué me tome un litro de enjuague para ropa todas las mañanas? No entiendo, Sandra. Aparte, ¿a qué viene esto?” “Y, él me contó que tu carácter fue el que lo llevó a revalorizar la relación que tenía con Sol.” No sé por qué, de golpe sentí como un deseo de comprar una gillete y hacer carpaccio de bolas para la cena. Me conformé con tirarle un chancletazo al gato, que anda caliente otra vez y grita como un degenerado. Hoy lo llevo a la veterinaria para que lo operen y me deje de joder, alguna pelota tengo que cortar y son las únicas que tengo a mano. “No me conoció vestida de Mary Poppins, Sandra.” “Sí, pero…” Me dio el empujoncito que me faltaba. “No empecés con los peros que me sacás loca. Pasemos de tema… cambié de opinión, lo estuve pensando, voy a ser tu testigo.” “¡Gracias, Emi! No sabés la alegría que me das”. “Por favor, San, la alegría es mía”. Me fuiii… me voy de vez en cuando a algún lugaaaar… vaya una a saber dónde, pero ese es otro tema, como siempre.

4 comentarios:

Renate Mörder dijo...

Adriana:
Me encanta "la Emilia" y me encanta tu blog.
Un beso
Renate

Adriana Menendez dijo...

muchas gracias, renate! a mi también me gusta mucho tu blog, tengo que actualizar mi lista, te voy a sumar. beso.

locopepe dijo...

Tamo en el horno, tamos

Me tome el día para estar actualizado, no de chusma, sino para saber como vamos a actuar en el casorio, porque estaba cantado que te iban a cagar la vida con eso de te re kiero, sos mi amiga de chikita, Federico es un santo y Sol una Sor María del Cuerno Sagrado y además y encima te vomitaron que el chabon no te bancaba el carácter podrido que tenes.
A verrrrr, dijo José Feliciano:
No solo te vuelven mas loca que de costumbre Emilia, sino que además ¿la culpa la tenes vos?

Obvio no soy quien para dar consejos, pero si deje una sarta de opciones en el 102,
en el 103 no puse nada porque soy de esos boludos que va bien con y por la vida, a pesar de los mil kilombos ke tuve, tengo y tendré, obviamente, total igual estuvieron, estan y estaran, juaaaaa

Y mas obvio aún la Mami no será Mareschal( o quizá si, en potencia, al menos) pero ya se sabe: el viejo sabe mas por viejo que por sabio y de donde cornos te hayas ido volverás porque los que se tiene que ir al re carajo son la San(diminutivo entupido de Sandra, el Federico(que si lee el blog asiduamente ya me odia seguro y no digo nada de Santa Sol del cuerno sagrado porque la mina quizá solo quería un chabon pajero que la banque(aunque le pueda salir mal como con el de las tijeras).

Me voy a hacer unos mates, dejale tranquilos los gobelinos al gato negro que es amigo de La Gloria y como le dijo un día “Che Gloria: andamos bastante alzados y estamos rodeados de Eunucos, en este barrio ¿Dónde se coje?”

Adriana Menendez dijo...

y sí, tamo', LOCO, tamo'