martes, 12 de julio de 2011

La Emilia 116: Dejemos de lado al cocinero, al ladrón y a su mujer... y hablemos del amante.

A raíz de mi última experiencia se me dio por pensar en las distintas formas y colores de los cuernos. En principio, es total y absolutamente diferente descubrir que el imbécil del marido de tu amiga se curtió a la vecina a que tu hermana de la vida se decida a tener una alegría ya que el inútil le da tan pocas. Ya sé, ya sé, los que me pidan objetividad se pueden ir al carajo. No es lo mismo. Ya lo dijo Alejandro Sanz. O Sáenz, como le dice Mami, que tiene la costumbre de cambiarle los nombres a las cosas. Para ella, Messi es Mechi; y no come sushi sino suchi, y no la vayas a corregir porque entrás en una discusión sin principio ni final, como siempre. Pero no me quiero distraer, y mucho menos con Mami, justo en este tema. Volviendo, hay distintos tipos de cornamenta. Por ejemplo, está el vengativo, el típico ‘me cagaste, te cago’, que tiene gran aceptación entre las mujeres. Por otra parte, alto ranking entre los hombres tiene el recreativo, un rápido para aliviar el stress y acá no ha pasado nada. Con el ex no puede ser considerado técnicamente un cuerno; ya anduvo en otro momento por acá, tiene una butaca a su nombre y es socio vitalicio. También existe lo que podríamos llamar el agradecido, han laburado tanto que se lo merecen. Una conocida, soltera con afición a casados, solía decir que ella lo hacía por solidaridad con la mujer: el tipo trabaja tanto que una tiene que colaborar para que su matrimonio siga funcionando, él vuelve feliz a la casa y la mujer agradecida. Demasiado rebuscado para mi gusto. El recetado es el que te tranquiliza más que el Prozac, y es más sano. Y seamos sinceros, hay muchos motivos por los cuales a veces un buen cuerno es justo y necesario, hay personas que tienen el derecho a una alegría y otras que se compraron todos los números del gordo de navidad de las guampas.

A saber: para un baile de disfraces tu pareja se viste de empanada; después de diez años de casados, te propone renovar los votos a la orilla del mar bajo el rito Zulú; para salir de la monotonía deciden ir a un telo y lo primero que hace es prender la tele y sintonizar un canal de noticias, de deportes o un programa de bricolage; de repente empieza a usar frases como ‘a papá mono con bananas verdes’; aún después de haberle dicho muchas veces que te molesta se sigue acomodando la bombacha o los huevos en público; después de estar un mes en España por trabajo vuelve diciendo coño, pitillo y chaval; para tu cumpleaños te regala un botellón de leche con manchitas de vaca; para demostrarte que todavía se calienta con vos te manda una canasta de preservativos a la oficina; cuando le planteás que tienen que buscar actividades en común te invita a cantar en el coro Kennedy; se gastó la plata de las vacaciones en la colección completa de la revista Anteojito que la mamá le compraba cuando era niño; se hizo adicto a la meditación y hace cuatro años que entona diariamente ‘nam-myoho-renge-kyo’; para celebrar el aniversario te invita el fin de semana a la Fiesta Nacional del Té en Campo Viera, Misiones; su culo hace rato dejó de sorprenderte. En resumen, cornelio, cornicheli, cornudo, corniche, vikingo o venado; llamalo como quieras… la verdad es que nadie muere mocho en esta tierra, no se hagan los boludos ni las virgencitas.

3 comentarios:

Locopepe(atorrante) dijo...

Si es consentido. ¿Es un cuerno igual? (va un ejemplo)

Una pareja de esposos estaba cenando en un restaurante, cuando observaron que entró un amigo de ambos acompañado de una desconocida.

La señora le comentó a su esposo:
- Ese que entró es Juan, pero esa no es su esposa.

- No, es una amante que él tiene - dijo el hombre calmadamente.

La mujer comenzó a criticar la actuación de su amigo,
y el esposo la paró en seco diciéndole:
- No te metas en esos asuntos, deja que los otros vivan su vida.

El matrimonio intenta seguir cenando,
el si, con naturalidad,
ella jamás podría intentar probar bocado, tremendamente indignada aguanta como puede la situación que la desborda y a punto de levantarse de la mesa e irse, se acerca a ellos una chica que sin prestar atención a la señora le dice al marido:

- Che, me dejaste esperando ayer.

-Él, con total naturalidad y sin dejar de comer ni levantar la vista hacia su esposa le responde: Sí, se me presentó un problema.
Pero paso por tu casa hoy.

- OK., nos vemos en un par de horas, trae helado de dulce de leche con chocolate amargo y cerezas - dice la chica retirándose de la mesa ante el asombro de la esposa, quien dándole una trompada al plato le preguntó en seguida a su marido:
- Y ESAAAAA: ¿QUIEN CARAJO ESSSSSS... y no te hagas el pelotudooooo?

-Esa es mi amante - le aclaró el hombre.

- La mujer se puso loca, tiro la ensaladera a la mierda, se levanto de la mesa, agarro su abrigo y comenzó emulando al Tano Pasman a recontra putiar al marido, pidiéndole hasta el divorcio.

El hombre, sin dejar de comer, lo poco que quedaba aun en su plato y en la mesa le respondió:
-No hay problema, te doy el divorcio. Pero acordate que nuestro contrato matrimonial es por "separación de bienes" y que la casa, el auto y el negocio están a mi nombre. También anda olvidándote de las vacaciones cada tres meses a la playa, acá y a las del extranjero, ah!! Y de tus tarjetas de crédito, el pago de todos los servicios de la casa, tu ropa, zapatos, tus spa' , el terapeuta, las compras en New York, la casa de playa, el Country, tu BMW todavía sin patentar , y del Striper chofer que te garcha en el asiento trasero de mi auto y deja los forros usados entre el respaldo y el asiento y obviamente la pensión de esa vieja bruja que es tu mamá y que por suerte se la pasa viajando aunque con mi plata y no la veo nunca.

La mujer se calla y luego de analizar la situación, deja el abrigo en el respaldo de la silla, se sienta, se sirve una copa de vino, sonríe y le dice al esposo:
- La amante de nosotros es más bonita que la de Juan, ¿verdad papi?

Locopepe(atorrante) dijo...

El amante
¿Por qué la mujer necesita de otro? Hay una Máxima inapelable, aunque este teñida de machismo, lo cual en estos terrenos no tiene la mas minima importancia, del mismo modo que negar una paja es negar a la madre lo mismo da para asegurar que de un cuerno(al menos) no se salva nadie).
Conclusión a Priori de sentido común: Toda mujer precisa al menos de dos hombres. Uno en casa, y otro fuera de ella.
.Entenderlo, es muy simple:
Un hombre cuida de los gastos de la casa, de los estudios de los hijos. EL otro cuida de tu alma, de tu libido, de tus orgasmos en serio y de tus ganas de coger cuando tenes ganas y no un sábado a la noche después de una grande napolitana con doble ajo y cerveza como para mear sin parar toda la noche, o el domingo a la siesta después de los ravioles y haber cocinado y limpiado la cocina mientras el marido estaba tirado en el sillón rascándose los huevos mientras disfrutaba del TC de Carburando o la Formula 1 o cualquier otra pelotudez de la tele.
EL marido además de las delicias conyugales mencionadas arriba habla de los problemas, de las cuentas a pagar, de las dificultades de ganar dinero. EL otro, ese que es tu alegría de existir, ese que de solo pensarlo un rato o charlando por teléfono (cuando tu marido esta en la oficina o anda a saber donde) o te lo cruzas en el Skype y te pasas horas en la compu y te moja hasta la rodilla cuando te habla de cuánto te extrañó durante el día.

EL marido es el te compra un regalo que puede ser útil en casa (batidora, aspiradora o un LCD de 50 pulgadas que va a usar él, obviamente para ver la Copa America). EL otro, ese en el que pensas sonriendo al despertar de madrugada te compra un perfume exclusivo de bajo alcohol sólo para vos y disfrutarlo junto cuando lo llevas puesto en la ingle para que el lo huela al besarte hasta hacerte gemir y pedir descanso para no desfallecer.

Un hombre (el marido) duerme con aquel pijama cómodo, medias viejas y ronca tirandose pedos toda la noche. EL otro se viste sensual para agradarte y no lleva puesta ropa interior al encuentro con vos pero si de regalo una tanga de hilo dental roja para arrancártela con los dientes cuando te recorre la piel con sus besos y te hace un baño de aceite con germen de trigo, sin tomar en cuenta tu flacidez muscular.

El marido reclama las cosas que faltan en la casa. Cheee pasamee la salll que lo re pariooo, ¿nunca le ponen sal a la comida en esta casa?
EL otro arregla todo, hasta el más mínimo detalle para que nada te falte.

EL marido llama por teléfono para que no te olvides de pasar por la farmacia, el supermercado, el colegio de los chicos y a pagar el geriátrico de su mama. EL otro llama apenas para escuchar tu linda voz.

OK, ahora, vos te preguntarás:
¿Por qué no cambiar al marido por el amante?
Y es por el simple hecho de que el amante, si se fuera a vivir con vos pasaría a ocupar el papel del marido, y entonces luego necesitarías buscarte otro.

Locopepe(atorrante) dijo...

¿Se pueden dar consejos sobre amantes?

SIIII: algunos consejos a saber:

¿Cómo reconocer al "otro" ideal?:
1- No puede ser muy bonito, de lo contrario lo tendrás por poco tiempo; o no serás la única en su vida.

2- Pero debe ser agradable y romántico.

3- El no debe querer casarse, debe escogerte justamente porque sos casada.

4- Si él fuera casado también, eso mejora las chances que:

4-A- Sea el adecuado, porque jamás llamará a tu casa en fin de semana,
4-B- O te pondrá en situaciones difíciles cuando se encuentren en un supermercado,

4-C- El colegio

4-D- o una reunión de amigos

4-E- (o familiar que también hay y mucho de eso).

5- El te llamará a tu casa en horario de trabajo de él y de tu esposo, y lo hará con esa voz tan sensual (que sólo los “otros” tienen) y si vos trabajas, tus compañeras atenderán y te pasarán el llamado muertas de envidia porque apenas atendès, hablas bajito sonriendo, con esa luz en los ojos inyectados de orgasmos pasados, presentes y futuros.

EL CONSEJO MÁS UTIL:
6- Tenga siempre a los dos en buena forma.

7 - AL final, si el marido no ofreciera problemas, el otro no tendría sentido.....

¿Verdad?