jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Y?


códigos  que cambian
se equivocan
no sirven
libretos que no se sostienen
casa en movimiento
comedor incómodo
silencio friolento que se comparte
se escribe
se elige con disimulo
necesidad de crear ficciones incoherentes
para poder taparse con frazadas de seguridad impune
decir no diciendo
danza del equilibrio
soledad que se junta con otra
pero de orígenes distintos
convertir y convertirse en pretexto
en probable e improbable
en material prescindible
mentira que hace bien
prudencia como el peor de los defectos
puerta cerrada como invitación al golpe
los zapatitos no me aprietan
las medias no me dan calor
¿y?

martes, 26 de noviembre de 2013

Minas, demasiado minas 1: Graciela.


Yo no me deprimo nunca, ni siquiera los domingos. Me aburro nada más... los domingos, y los lunes, los martes, los miércoles, los jueves, los viernes y los sábados. Pero deprimirme jamás, nunca tuve que ir al psicólogo. ¿Para qué? ¿Qué me va a solucionar? ¿Voy a ir y de golpe me voy a empezar a cagar de risa? No, ¿entonces? Si tengo de todo; pero una de dos, nada alcanza o todo sobra; igual el todo y la nada son más o menos lo mismo, en algún punto se tocan, quizás en muchos, quizás en demasiados...  El que sí sabía divertirse era mi ex. Todos los sábados se juntaba con los amigos, hacían un asado y terminaban cantando Rasguña las piedras… Ojo, yo también fui bohemia; tomé café en La Paz, leí a Benedetti, tuve un gato que llamé Fidel y si me apurás hasta te confieso que me puse a buscar el puto unicornio azul y todo… treinta y cinco años atrás, claro… Yo me preguntaba, este señor que se casó conmigo, que habita en mi domicilio desde hace tanto tiempo, ¿todavía no se dio cuenta dónde va la gente cuando llueve el pelotudo? La verdad es que perder la razón debe de ser terrible pero a veces volverla a encontrar es muchísimo peor… Ahogo. Asfixia. Apuro. Como que se me termina. Y al no creer en Dios ni en la felicidad, no tengo un puto pasamanos de dónde agarrarme. No paro de buscar algo con qué entretenerme; corro pero no llego nunca, no me alcanzo; entonces me mimetizo. Por ahí, si cedo, resisto. Porque en definitiva la vida es complicada, pero si no cogés es peor. Mi papá siempre me lo decía, lo de coger no, por supuesto, ya a esta altura todos sabemos que los padres no cogen, para eso son padres, para no coger. Lo que él decía era “aprovechar el tiempo no es hacer muchas cosas, es no perderlo en las que no son importantes”. Nunca nos pusimos de acuerdo en cuáles eran y en cuáles no. Como con el fanático de Vox Dei al que finalmente y por suerte le pude cantar todo concluye al fin, que después de treinta años me dijo que nunca le había permitido conocerme, encima me echaba la culpa a mí el caradura, imperdonable, pero esa es historia para otro día. A veces me duelen tanto las manos, tengo una sensación de insatisfacción permanente que de a ratos se convierte en una especie de euforia plenamente satisfecha, una vencedora vencida más. La cabeza tarda en acostumbrarse, ni yo me entiendo la verdad; igual mucho no me importa, me quedo en casa, abro la puerta… para ir a jugar nunca más en la puta vida pero… la dejo abierta… por ahí… algún día… quién te dice..

jueves, 21 de noviembre de 2013

Huésped.


Es un huésped sin invitación,
no me arrepiento,
no, no, no, pero...
Es que habla y quedo como en estado de sitio,
entonces, observo.
- No observás, espiás.
- No.
- Sí.
- No, abro puertas.
- No hay que abrir puertas si no se va a entrar.
- Yo quiero salir.
- ¿Para?
- Para volver. Pero se me estira la piel y me callo.
- Tal vez ya esté todo dicho.
- Tal vez algún día vuelva a hablar.
- ¿Cuando nadie te pueda escuchar?
- No entendés. Todo es cuestión de concentrarse, concentrarse en no pensar.
Y, de paso, aguantar la tentación de volverse loco.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Tripolaridad.


Sola
fané
y descangayada.
Sapo de otro pozo,
rellena de contradicciones,
sin tiempo.
Encerrada en una casa que no es mía,
ni mía,
ni mía.
Ni siquiera soy original,
un poco como muchas,
en definitiva.
Mejor me ducho y me saco la pesadez de encima,
a lo mejor es sólo cansancio,
o fastidio.
A veces, comprender desequilibra,
a veces, no,
depende de lo que se comprenda.
Tengo el presente extraño y el pasado perfecto,
el pasado es fácil,
sólo hace falta creerlo.