viernes, 10 de enero de 2014

Minas demasiado minas 7: Jazmín.


No lo quiero. Estoy tranquila.
Mentira.
Sí, lo quiero. Estoy tranquila.
Mentira.
No lo quiero, sí lo quiero... cualquier cosa menos tranquila.
Reina del desastre, eso es lo que soy; no puedo parar de encontrarme donde ya sé que no estoy. A lo mejor soy otra y no me di cuenta. Cambiar duele. No cambiar también. A mí mi mamá me enseñó que hay cosas que no se dicen pero nunca me explicó qué hacer cuando...
Porque por más que una no las diga, están, no las pronunciás pero aparecen igual, o te carcomen, no las podés evitar...
Ella no quiere que diga porque no quiere escuchar...
yo le hago caso, no lo nombro y entonces no lloro, ni me río, miro la nada, nada más, todo el día, perdida ni yo sé dónde...
También me enseñó que hay pensamientos que mejor no se piensan y sentimientos que mejor no se sienten.. claro que yo pienso y siento y entonces la cago...
Será que la mayoría de la gente come, toma, coge, ríe o llora y no tiene hambre, ni sed, ni calentura, ni nada que le cause gracia ni tristeza ni emoción...
yo tengo todo...
y sin embargo el vacío...
me seca, me ahoga, mejor lo mato ya... para qué esperar, para qué dilatar... mejor ahora que después, el después no existe, es como el hubiese; si es un huésped que no invité, es un colado, un polizón, un alien, tengo el derecho a echarlo a patadas... Lo que más bronca me da es que tengo como una vergüenza que desconozco, la historia repetida me humilla por anticipación...
porque yo no creo en dios pero a veces tengo miedo de que me castigue igual...
soy chiquita todavía, tengo tiempo...
¿y si no puedo?
¿y si no tengo?
¿y si no soy?
¿y si no puedo ni una cosa ni la otra?
detesto las fantasías, si se convierten en realidad son una mierda...
¿cuántas pastillas tendrá mi mamá en su casa?
quiero cerrar los ojos y mirarme los párpados por dentro, no tengo cuerpo para vivir esto.
Cuando no hay gestos es muy difícil encontrar las palabras que lo acompañen, y al revés.
Yo hoy no tengo ni gestos ni palabras, y desconozco los del otro.
¿Será el fin?

No hay comentarios: