lunes, 18 de septiembre de 2017

2. Mon Amour... Sur, paredón y después... Hiroshima


Mi locólogo, tipo jodón si los hay, me pregunta qué pienso yo que es el amor. A mí me dan un poquito de ganas de saltar por sobre el escritorio, despeinarlo y darle una clase práctica, pero la neurona civilizada que todavía conservo me reprime. Le contesto que no sé qué mierda es el amor, que si la tuviera tan clara no iría a terapia. El degenerado no emite un solo vocablo como respuesta. Él sólo sonríe, siempre sonríe, adolece de sonrisa agotadora el hijo de puta. Un día de estos le rompo el risorio de Santorini de una piña. Entonces, me rindo y divago. “A ver, Iturralde, el amor es un concepto y, como todo concepto, es amplio, subjetivo y abstracto. Lo concreto es que cuando aparece te tiembla la estantería; entonces, para que no se te caiga a la mierda, empezás a hacer boludeces; porque se dan varios escenarios, ¿entendés? puede que A apoye su estantería en B y así vayan por la vida tratando de encontrar un equilibrio y de no irse los dos juntos a la mierda; puede que A invite a B a subirse a su estantería, B acepte, deje y abandone lo que construyó y después te regalo la factura que se te viene la de gas un poroto; puede que B se suba sin que lo inviten, que invada la estantería de A y se guarde en la baulera la suya hasta que se canse o la estantería de A no le sirva más y se vaya total tiene la propia casi sin estrenar; puede que A y B mezclen sus estanterías y queden todos los estantes torcidos para siempre; puede que A y B rompan sus estanterías y decidan construir una juntos, todo por el bien de la pareja en general y por el mal del individuo en particular; qué sé yo, en cualquier caso todo es un quilombo.” Hago un silencio y me esfuerzo para que sea uno interesante. “¿Y si para la próxima dejamos de lado las disquisiciones sobre decoración de interiores y tratamos de descubrir por qué se vuelve a romper su relación con Federico, Emilia?” Otro pelotudo que se cree inteligente porque sabe agredir y van… Total que me deja dando vueltas carnero en el aire como siempre. Vuelvo a casa y busco. El Diccionario de la Real Academia Española dice: Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser. Punto número uno, una no anda buscando de quién enamorarse como si fuera a comprar un kilo de milanesas porque tiene hambre; entonces, ponele que A y B se encuentran y son insuficientes para lo mismo, un quilombo de la hostia; y si lo son para cosas diferentes también, porque se juntan un rengo y un tullido, qué lindo. Punto número dos, academia del orto, insuficiente sería tu abuela, no entendés nada. Hay una segunda definición: Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear. Cuando pare de reírme sigo escribiendo……………. Sigo. Mi tía Dora decía que estar enamorado es sentir mariposas en la panza. Me pregunto de dónde viene eso de llamar al cosquilleo “mariposas”, que yo sepa las cucarachas podrían producir el mismo efecto. Yo por mi parte, debo de tener una culebra porque más que cosquillas siento retorcijones. También decía que hay que entregarse. Mirá, tía; primero, hay que encontrar a alguien que acepte el delivery y, segundo, yo no soy ningún paquete. A lo mejor, no hay que pensar tanto, o hay que pensar sin razonar, quiero decir, sentir sin razonar… me perdí… otra vez. Conclusión, no sé qué es pero, a lo mejor, no es necesario saberlo, ¿no?

2 comentarios:

gabriel dijo...

"Delivery..." Todavia estoy riendo. Nos haces muy felices, Adri. Gracias!

Adriana Menendez dijo...

a vos, Gabi