martes, 18 de noviembre de 2008

Autobombo.

La revista EL ARCA DIGITAL hizo el siguiente comentario en su último número:





Huracán en la garganta
Adriana Menendez
Nuevohacer- Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires, 2008

Trece historias bastan para revelar la capacidad narrativa de Adriana Menendez. En ellas se encuentra todo lo que debe conformar una buena pieza del género. Brevedad. Concisión. Conceptualización. Ligereza en el tono. Belleza en la expresión y buen remate final."Huracán en la garganta" es una explosión de sentimentos exponiendo pequeñas anécdotas cotidianas, a veces poco perceptibles, para sensibilidades no acostumbradas a la observación de detalles mínimos que definen convivencias, estados de ánimo, captaciones en fin, de realidades tan comunes como la existencia misma. Cada uno de estos relatos deja al desnudo, como a contraluz, con sutileza, una personalidad oculta en cada personaje, como el de la madre, que deja mensajes anónimos en el contestador de su hija con el fin de desestabilzar su pareja; o el de la monja, que decide dejar en libertad sus instintos eróticos de manera exagerada; o las amigas, que hablan por teléfono interminablemente sin comunicarse nada realmente importante, sin escucharse siquiera la una a la otra; o el de la boda, en cuya fiesta convergen distintas clases sociales, lo que enfrenta las diferentes características personales e, inopinadamente la esposa de un subalterno de la empresa en que todos trabajan, decide romper con todas las reglas de etiqueta y de buen gusto. Todos los relatos muestran un trasfondo silenciado en sus protagonistas, que en algún momento se hace visible. No siempre en el más oportuno. La serie narrativa, que se agrega a dos títulos anteriores de Adriana Menendez (1965) "Un poquito de smog" y "Maquiavelos y estafados", se enriquece en una cuidada edición que lleva una contratapa firmada por Fernando Sánchez Sorondo.
Nina Thürler
( pido perdón por el ataque de vanidad, pero no me pude contener, lo quería compartir, gracias)

9 comentarios:

carmela dijo...

No pida perdón.
Es una reseña deliciosa.

¡felicitaciones!

espejo dijo...

es lo que se merece menendez. siga humillando por los barrios, ya la vamos a llamar cuando musicalicemos algun cuento suyo.
como las improvisaciones jazzeras son extensas, podra leer pausado, se lo aseguro

Adriana Menendez dijo...

gracias, CARMELA!!


gracias, ESPEJO. Cuando quieras, donde quieras; cantaba dyango (¡mirá de lo que me vengo acordar a esta hora! ¿en qué lugar de la cabeza se guardará un dato como ese?) abrazo.

Juliana dijo...

No se disculpe, gracias por compartirlo!!
Preciosa, y por cierto merecida, crítica.
Un beso!

El inconsistente dijo...

La felicito

Cuando sea famosa, acuerdese de nosotros!

Besos

Jorge Ampuero dijo...

Felicitaciones y éxitos para el libro y a ver si llega también por aquí.
Interesante blog.

Saludos...
desde Lima-Perú

Adriana Menendez dijo...

gracias, JULI!! beso.


INCONSISTENTE: muchas gracias por tu comentario... tu nombre me suena, pero no te recuerdo bien; igual te mando un beso.


JORGE AMPUERO: muchas gracias, y la verdad a mí también me encantaría que pudiera llegar por allá, pero lo veo difícil. saludos.

Marce D´Onofrio dijo...

¡No, no! ¡Momento! Aquí hay un error. Adriana dice que está difícil llegar hasta Lima con el libro. ¡El libro lo llevamos aunque sea a los gritos!
Menenez, su problema es que necesita un agente inescrupuloso, malo y que sepa cómo generar expectativas en todo el mundo (por eso hago de agente por dos minutos y digo):
Muy pronto, Huracán en la Garganta está llegando a Perú. Reclámenlo en todas las librerías hasta que se lo lleven.
(Una pequeña lección de marketing ¡y gratis!)

Muchas felicitaciones por la crítica. Está a la altura de tu calidad narrativa. Así que todos los que te leemos celebramos.

Un beso enorme.

Adriana Menendez dijo...

D'ONOFRIO: ¡estás contratado! beso.