viernes, 14 de noviembre de 2008

el de la loca

En mí, la personalidad es una especie de forunculosis
anímica en estado crónico de erupción...
Espantapájaros – O. Girondo




...como los locos, dicen que hablo sola como los locos; y obvio, ¿qué esperan? ¿y los dormidos qué? ellos también hablan, como mi sobrino carlo, y nadie les da bola aunque confiesen que apuñalaron a diez por la espalda, y a mí sí; si no les gusta lo que tengo para decir es otra historia, encerrada como estoy entre estas cuatro paredes donde me pusieron; usted espere acá, ni que fuera fácil, para qué me rompí el culo estudiando tantos años en la facultad, la pasé bien igual, era tan joven... para terminar acá, no digo que no me guste, es lindo pero está lleno de viejos escleróticos y te viene a ver tanta gente que uno no conoce o sí, a ver voy a espiar, sí a esos dos los he visto antes, ja, mis hijitos lindas joyitas corazones de mamá tan perfectitos ellos ¿por qué me salieron así? yo no los quería y vinieron así que ahora a bancársela, hice lo mejor que pude si tienen alguna queja que vayan al psicólogo como yo qué mierda; admito que mi psiquiatra está loco dice que soy una soberbia, pero si mi perfección no deja lugar para la soberbia... se creen que no sé qué piensan él con su mujercita y esos dos angelitos que tiene de hijas nunca vienen a verme la madre no las debe dejar ¿qué problema tiene la abuela? esta señora no sabe que no se puede criticar a la madre de un ser humano, salvo a mi suegra que es un bicho canasto y como tal engendró a un gusano, ¿las voy a comer? cuántos bomboncitos me comí en la época en que viajaba, el italiano fue el mejor no tenía problemas no le hacía asco a nada, hablando de eso no hay nada que me genere más asco de ese tipo profundo carnal visceral que sentarme en el inodoro y que la tapa esté calentita... y cómo no van a ser así mis nietitas los monos tienen monitos y mi hijito se las trae, se cree que no me doy cuenta pero cuando puede me echa en cara que lo abandoné por mi carrera, si la niñera que les puse era bárbara la alemana, tres idiomas hablaba, no tengo culpa porque mi maridito hacía lo mismo se cogió a todas las minas de la oficina y cuando no quedaba ninguna llamaba putas, toda la vida haciéndome la boluda y comiendo con gente que también sabía y yo, lady di un poroto al lado mío, pobre mujer morir tan joven, otra cornuda consciente y complaciente pero que bien tenía sus asuntos por ahí, le gustaban mucho los tampones ¿o ése era el marido? no importa, lady di y yo somos parecidas, habrá abortado ella, y bueno ya tenía cuarenta y cinco para qué traer otro pibe al mundo, la alemana ya se había jubilado y vuelto a alemania y a mí me estaban por nombrar presidenta de la sociedad endocrinológica de américa latina qué iba a hacer, los otros ya estaban criados, si la nena ya vivía sola no como ahora con ese don nadie que se llevó al departamento, cómo no se da cuenta que la usa que lo único que quiere es vivirla y sacarle los pocos pesos que gana, en mi época vivir con un hombre sin casarse no existía, espero que por lo menos tenga orgasmos yo me enteré que existían los múltiples de grande y por la tele qué boluda pero después me puse a tiro qué desperdicio tantos años menos mal que por lo menos el doctorcito me hizo gozar como loca si no, gritaba como una yegua ¿seguirá viviendo en el campo mi primo? la verdad es que pensando te olvidás de la gente... y ahora que enviudé gracias a dios, se hacen los preocupados por mí, que si tuvieran lugar me llevarían con ellos que la plata no alcanza si no, yo me arreglo sola gracias, todo para terminar acá, con todo lo que leí en mi vida evidentemente no aprendí nada, tanta filosofía tanta filosofía terminé hablando sola, por lo menos tengo el pucho mi fiel compañero fasito, me gustaría conseguirme alguno de los otros hace tanto que no fumo voy a ver a quién le puedo pedir, pero ahora es más difícil vieja loca me van a decir a la vejez viruela qué se piensan, que nunca me fumé un porro, la puta que los parió a todos... ya me van a escuchar ahora en un ratito nomás les voy a hablar de la malaria argentina como epifenómeno del trastorno de conducta, desde los diaguitas hasta hoy, malaria es lo que deben tener todos estos si no tienen un mango, o la conducta se les habrá trastornado por otra cosa... el que nunca me vio fumada fue mi marido pobrecito dios lo tenga en la gloria, no lo hubiera soportado, o yo no hubiera soportado otro bife más cuántas cachetadas me dio no se bancaba que a mí me fuera mejor que a él, menos mal que se murió bien en el infierno debe estar con todas las que se mandó, cuando recién lo conocí y hablaba poco pensaba que era enigmático y seductor, mudo era el tipo nunca tenía nada interesante que decir y yo con ese huracán en la garganta permanente, un tendal dejó el turro, el peruano que si te descuidás te la agarra con la mano dice el chiste me quiso cobrar la deuda a mí a magoya cobrásela le dije andá mirate la de gibson vivite las doce horas de pasión en machu pichu y después hablamos bombón, igual mel gibson me gustaba más cuando hacía las de aventuras cómo me calentaba en arma mortal me acuerdo de la escena cuando se mete el revólver en la boca, yo no me quiero matar a veces me quiero morir nada más aunque sería mejor que nos muriéramos todos juntos si no te sentís muy mal porque en tu familia se quedan todos solos sin vos imaginate encima de muerta angustiada es demasiado, así no hay cuerpo que aguante... cuánta mierda junta... esta comida que te dan acá es horrible yo tengo la vesícula perezosa después me da gases y repito todo el día y para colmo no me cortan la rúcula a la gillette como a mí me gusta yo soy fina y delicada y nadie se da cuenta y la pizza que me dieron el otro día no era finita, qué mal te veo buenos aires todos comen carne podrida, bien espectacular va a ser mi muerte seguro después me van a llorar, al buey solo dios lo ayuda y bien se lame el que madruga no hay peor sordo que el que no quiere ver... ahí viene otra vez ese monigote cara de chupaleta, por qué no vino hoy a la mañana cuando me desperté y no me encontré no me ayudó a buscarme buen susto me di y a nadie le importó nada...

4 comentarios:

Juliana dijo...

Mandé un comentario y me salió error.
Intento de nuevo...si se duplica, borrá uno nomás! ;)

Buenísimo! Hay varias frases de temas muy diversos para rescatar, pero me gustó eso de
"cuando recién lo conocí y hablaba poco pensaba que era enigmático y seductor, mudo era el tipo nunca tenía nada interesante que decir"
Me hizo reir mucho, porque quién no cayó en esa alguna vez?
Qué boludas somos a veces las mujeres!

Genial como siempre, Adriana.
Besos!!

Marce D´Onofrio dijo...

Este cuento es buenísimo. Y voy leyendo y me imagino la voz de Adriana con sus tonos. Es verdad lo que dijo tu amiga Miriam: tenés que actuar, Adriana.
Los que escucharon ese relato, saben de lo que hablo.

Un beso enorme.

espejo dijo...

pequeña joya verborragica.
un abrazo menendez.

Adriana Menendez dijo...

JULI: muchas gracias... y sí, todas hemos pasado por alguna etapa de coágulo mental, qué le vamos a hacer, ¿vio? beso grande.


MARCE: mi amiga suele tener razón casi siempre en casi todo pero, si por leer un cuento en público tuve un ataque de muela que me dejó fuera de juego como una semana, ¿te imaginás si actúo? monto una obra de teatro en el fernández, directamente. igual, se agradece. beso muy grande.


gracias, ESPEJO! abrazo enorme